Más de 3 mil personas se bautizaron durante la pandemia en Argentina

Dadas las restricciones impuestas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) acerca de las reuniones en lugares cerrados, la administración de la Iglesia Adventista en Argentina decidió llevar adelante la Junta Plenaria de la Unión Argentina de manera virtual a través de la plataforma Zoom.

Con al menos 53 miembros, entre administradores de todas las regiones eclesiásticas y directores de instituciones de salud, educación, alimenticias y ACES (Asociación Casa Editora Sudamericana), se presentaron informes, diferentes proyectos y las estadísticas actualizadas de la membresía.

Durante el año 2020 la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Argentina enfrentó la situación de la pandemia desatada en el mundo por el Sars-CoV 2 que desencadenó una crisis sanitaria, económica y anímica sin precedentes.  Desde el sábado 14 de marzo de 2020 se cancelaron las reuniones presenciales en los templos y a partir de allí las iglesias comenzaron a organizarse para continuar la misión a través de transmisiones online, videoconferencias y grupos pequeños en hogares, siempre que fuera posible. El pastor Gabriel Cevasco, secretario ejecutivo de los adventistas en Argentina reflexionó: “Durante meses los templos permanecieron cerrados en la mayor parte del país. Sin embargo, el Señor sostuvo a su iglesia mediante el esfuerzo de todos los que se comprometieron con el discipulado misionero”.

Con el lema: “Una voz de Esperanza” la iglesia se organizó para atender las necesidades alimentarias, emocionales y espirituales de sus miembros y de la comunidad. “En medio de la crisis, una vez más se evidenció el Dios presente que renueva su fidelidad cada mañana y continúa trabajando mediante su Espíritu Santo para la conversión de los seres humanos”, agrega Cevasco.

Durante el año pasado se realizó la primera clasificación general para conocer la situación de regularidad de todos los miembros con un énfasis en la planificación y recuperación de los feligreses apartados.  El estudio reflejó que el 59% de los miembros asisten a los servicios y reuniones religiosas con diferente regularidad; en tanto que el 41% son irregulares o se alejaron de sus congregaciones locales. “Para este grupo especial se trabaja en el proyecto Reencuentro que incluye oración y visitación para reconectar con sus necesidades y apoyo espiritual”, destaca el secretario ejecutivo.

5