Estado de México contacto@radioadventistapalmar.com 722.557.7122

La Musica Adventista del Séptimo Día

La música que los cristianos disfrutan debe ser regulada por los siguientes principios:

1. Toda la música que los cristianos escuchan, interpretan o componen, ya sea sacra o secular, debe glorificar a Dios: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la Gloria de Dios” – 1 Corintios 10:31. Este es el principio bíblico dominante. Cualquier cosa que no pueda satisfacer esta norma elevada debilitará nuestra experiencia con el Señor.

2. Toda la música que los cristianos escuchan, interpretan o componen, ya sea sacra o secular, debe ser la más noble y la mejor: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Fil. 4:8). Como seguidores de Jesucristo que esperamos y anhelamos unirnos al coro celestial, consideramos la vida en esta tierra como una preparación para, y un anticipo de, la vida por venir.

De estos dos fundamentos ‘glorificar a Dios en todas las cosas y elegir lo más noble y lo mejor’ dependen los demás principios que se presentan a continuación para la selección de la música por parte de los cristianos.

3. Se caracteriza por ser de calidad, equilibrada, apropiada y auténtica. La música cristiana fomenta nuestra sensibilidad espiritual, psicológica y social, y nuestro crecimiento intelectual.

4. La música cristiana es holística; apela tanto al intelecto como a las emociones y afecta al cuerpo en forma positiva.

5. La música revela creatividad en el hecho de que surge de melodías de calidad. Si es armonizada, usa armonías en una forma interesante y artística, y emplea ritmos que las complementan.

6. La música cristiana emplea letras que estimulan positivamente las habilidades intelectuales así como nuestras emociones y nuestra fuerza de voluntad. Las buenas letras son creativas, ricas en contenido y de buena composición. Se concentran en lo positivo y reflejan valores morales; educan y elevan; y se corresponden con una teología bíblica sólida.

7. En la música cristiana los elementos musicales y literarios trabajan juntos armoniosamente para influir sobre el pensamiento y la conducta en concordancia con los valores bíblicos.

8. La música cristiana mantiene un equilibrio prudente de los elementos espirituales, intelectuales y emocionales.

9. La música cristiana reconoce y acepta la contribución de diferentes culturas en la adoración a Dios. Las formas y los instrumentos musicales varían en gran manera dentro de la familia adventista del séptimo día mundial, y la música proveniente de una cultura puede parecer extraña para alguien de una cultura diferente.

El hacer música Adventista del Séptimo día significa escoger lo mejor y por encima de todo acercarnos a nuestro creador y Señor y glorificarlo. Levantemos el desafío de una visión musical alternativa y viable, como parte de nuestro mensaje holístico y profético, hagamos una contribución musical adventista única como un testimonio al mundo que tenga en cuenta a las personas que esperan la pronta venida de Cristo.

Este documento fue aprobado por la Junta Ejecutiva de la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en el Concilio Anual en Silver Spring, Maryland, el 13 de octubre de 2004.

Deja un comentario